El mejor momento para plantar un árbol era hace veinte años.
El segundo mejor momento es ahora.

¿Pero por qué no hacerlo junto a nosotros?

1. Porque nosotros somos localizables

Los árboles crecen en nuestro vivero bajo la mirada atenta del equipo forestal, para luego ser trasplantados en las tierras de los campesinos.
Es posible comprobarlo a través de CHLOE, nuestro exclusivo sistema de seguimiento, vinculado a cada uno de los árboles.

2. Porque no hay un planeta B

Nuestros proyectos de reforestación, responden a necesidades territoriales, por esto se generan en áreas con condiciones ambientales y sociales precarias.
El objetivo es dejar un impacto positivo y duradero en el territorio.
Amazonas, Patagonia, Pèten perdieron la mayoría de su área forestal primitiva en los últimos 25 años.

3. Para la dignidad de las personas

Donamos todos los árboles que plantamos a familias campesinas, contribuyendo a su bienestar económico y alimenticio. Pero hay más. Estamos convencidos que la educación es el motor del desarrollo sostenible, así que impartimos formación a las comunidades sobre la gestión sostenible de la tierra.

4. Por nuestra pasión

Andrea y Virgilio han fundado zeroCO2 con el objetivo de contribuir a la mitigación de la crisis climática, apostando en un proyecto de reforestación que pone al centro las personas y su desarrollo económico sostenible.

¿Te hemos convencido?

¿Por qué
reforestar?

Es la solución más eficaz contra el cambio climático, porque los árboles limpian el aire, absorben CO2, producen oxígeno, filtran aire y agua de los contaminantes y constituyen el hábitat para la mayoría de la biodiversidad terrestre.

Descarga nuestra relación de Impacto con todos los resultados y datos de nuestra empresa.

escríbenos